fbpx
Home / ARTÍCULOS / El puente de los espías: la importancia de ser un hombre firme.

El puente de los espías: la importancia de ser un hombre firme.

Impactos: 91

Redactado por Raimundo Ruiz Toca.

La evolución del concepto cinematográfico.

Steven Spielberg puede ser el director de cine que mejor conoce el negocio de Hollywood. Por eso siempre ha sido un artista en constante movimiento para evolucionar con las circunstancias que le rodeaban: en sus 44 años de trayectoria cinematográfica ha sabido compatibilizar películas que inventaron el término blockbuster con un cine más maduro y reflexivo con una aguda conciencia social.

Pero aunque este trayecto tiene como punto de inflexión más importante en La Lista de Schindler (1993) ha sido un proceso lento, en el que el director de Cincinatti ha ido bosquejando un retrato con luces y sombras. Ha sabido perfeccionar su concepto de cine y desde ahí desarrollar todo lo que ya expuso en la cinta sobre el holocausto judío.

Los atentados de 11 de Septiembre de 2001 hacen que el director se replantee el mundo en el que vivimos e incluirá la crítica social como otro elemento creativo más en Minority Report (2002) pero serán dos episodios los que nos ayuden a comprender con claridad el cine que realiza Spielberg en la actualidad. Esos dos momentos son Munich (2005) y Lincoln (2011)

En Munich, Spielberg realizará una ácida crítica a la escalada de violencia con el que se pretende acabar el problema de Oriente Medio. De este ejercicio no saldrá muy bien parado ya que recibiría desaforadas críticas tanto desde el sector israelí como desde los propios judíos estadounidenses. En Lincoln, el realizador da un giro para afrontar la mayor crítica que siempre le han achacado: la dirección de actores. Abandonará momentáneamente los movimientos de cámara que tan famoso le hicieron para hacer una obra casi teatral, introduciéndonos en los despachos de abogados y cámaras legislativas que dieron lugar a la decimotercera enmienda.

Espias02

Muchas luces pero con alguna que otra sombra…

Estos dos puntos mencionados tendrán su influencia en El puente de los espías (2015) En ella nos cuenta la historia real en plena Guerra Fría del abogado de firmes convicciones James Donovan, interpretado por Tom Hanks, que involuntariamente se verá envuelto en la defensa y posterior canje de Rudolf Abel, un espía soviético interpretado por Mark Rylance, excelente actor al que hemos podido ver en las películas Prospero´s Book (1991) o Anonymous (2011)

En ella Spielberg ha fundido dos películas, partiendo de una primera hora de presentación de personajes siguiendo como hilo conductor la trama jurídica para después zambullirse en una historia de espías que condensa parte del mejor cine de Spielberg de la última década.

La influencia de Lincoln (2011) se verá reflejada en la concepción teatral de la historia. La totalidad de la película sería perfectamente adaptable a un escenario sin ningún tipo de esfuerzo. La primera parte está marcada por un soberbio dueto interpretativo encabezado por Hanks y Rylance mientras que en la segunda, el peso interpretativo caerá casi en su totalidad sobre Tom Hanks.

Espias03

Otro de los aciertos de esta película: Janusz Kaminski hace un maravilloso trabajo de fotografía. Si bien sigue empecinado en poner algún que otro molesto contraluz en interiores que no solo no tiene sentido sino que además molesta un poco, podemos decir que las escenas finales están deliciosamente iluminadas y además ha sabido compensar el exceso de grano que suele ser característico en el director de fotografía.

Pero hemos llegado al momento de hablar de la primera sombra y no es otra que la banda sonora. Tener a John Williams como compositor durante casi la totalidad de tu carrera tiene como inconveniente que cuando no puedes contar con él tu obra se resiente. La música de Thomas Newman no sólo está encorsetada y pendiente de que “parezca Williams” sino que en algunas escenas se echa en falta.

La otra sombra es relativa al guión: excelente trabajo de Matt Charman, Ethan Coen y Joel Coen pero que tal vez abusa un poco del tópico de soviéticos y alemanes, desperdiciando la posibilidad de romper el tan manido “que buenos son los estadounidenses y que malos los rusos…” Reflexionando sobre porqué los hermanos Coen, autores de un guión tan crítico con su país como No es país para viejos (2007) no han corregido este gran error llegamos al segundo punto de inflexión del que antes hablábamos. La labor crítica de Munich supuso un desgaste injusto y excesivo para Spielberg. Así, se puede suponer que en este caso no ha querido repetir la situación y no lleva a la práctica la premisa principal de la película acerca de la importancia de tener unas firmes convicciones. El director siempre ha hecho gala de su patriotismo y si añadimos la falta de crítica a los servicios de inteligencia de Estados Unidos nos da la sensación de que se ha perdido la oportunidad de realizar la película perfecta…

Aún así, El Puente de los Espías es una estupenda película, bien narrada, dirigida e interpretada en el que el genio de la Historia del Cine nos deleita una vez más con su fantástica manera de contar historias…

Check Also

Crypto Market Ads presenta el mercado de marketing y publicidad Crypto

Impactos: 93 Crypto Market Ads ofrece una plataforma de trabajo y múltiples opciones de marketing …