fbpx
Home / CINE / Star Wars Episodio VII – El despertar de la Fuerza

Star Wars Episodio VII – El despertar de la Fuerza

Impactos: 2

Redactado por Raimundo Ruiz Toca.

“Yo soy fan de Star Wars no de Star Trek, pero ésta es la película que hubiera hecho si fuera un trekkie” Con estas palabras J.J. Abrams presentaba en 2009 su primera entrega y reinicio de las aventuras del Capitán Kirk y los suyos. Más adelante, en 2011 admitió que hubo conversaciones con Disney para dirigir el nuevo capítulo de Star Wars pero prefirió cerrar el ciclo con Star Trek: En la oscuridad (2013); además de admitir que prefería disfrutar como fan y no participar en el proceso creativo de una tercera trilogía.

Desde Disney dudaban sobre quién dirigiría el proyecto: las negociaciones con David Fincher habían fracasado y no tenían a ningún candidato. La productora Kathleen Kennedy pidió consejo a su amigo Steven Spielberg y la respuesta del director fue tajante: “Kathy, sólo hay un director que realmente debería emprender esta descomunal y épica tarea, y ese es J. J. Abrams”.  Spielberg conoció a Abrams cuando buscaba a un chaval que le digitalizara sus cintas de Súper 8 y en seguida reconoció el talento innegable de aquel joven que ha llegado a convertirse en uno de los directores más consolidados del blockbuster hollywoodense.

Y ante el empuje de la productora y su pasión por la saga de Lucasfilm, Abrams no pudo decir que no…

Star-Wars-El-despertar-de-la-Fuerza-Kathleen-Kennedy-JJ-AbramsJ.J. Abrams y Kathleen Kennedy posan en la cabina de la nave El Halcón Milenario.

Dos años y medio después llega a nuestras pantallas Star Wars Episodio VII: El despertar de la Fuerza. El punto de partida fue un guión problemático y que terminó con que Michael Arndt no supo darle forma a las premisas que George Lucas había presentado. Así en 2013 el propio Abrams y Lawrence Kasdan, que ya tenía experiencia con El Imperio Contraataca (1980) y El retorno del Jedi (1983), comienzan desde cero un valiente ejercicio que deja muy claro que solo mirará atrás con nostalgia para después centrarnos en disfrutar de una nueva historia que es dinámica, profunda, intensa y con las típicas situaciones de tensión cómica que tanto caracterizaron a la primera trilogía. Siendo conscientes de esa idea, el gran acierto del guión es hacer uso de los personajes antiguos para acostumbrar al espectador a los nuevos a lo largo de la primera mitad de la película, los cuales al final de la película se nos harán totalmente imprescindibles.

Con respecto al reparto, los actores de la trilogía original siguen siendo un valor seguro aunque ya desplazados por el nuevo triángulo protagonista: Finn interpretado por John Bodega, Rey encarnada por una maravillosa Daisy Ridley y tal vez un inesperado punto débil por estar llamado a ser un actor de peso en esta franquicia: un flojo Oscar Isaac que da vida a Poe Daemon. Aún así las interpretaciones son muy efectivas sobre todo en el momento en que entra en escena un maravilloso Harrison Ford haciendo de Han Solo, el papel que lo lanzara al estrellato. Un lugar mucho más secundario ocupan Andy Serkins o Lupita Nyong´o por ser papeles un poco menos desarrollados a la par de ser personajes recreados completamente por ordenador. También es de destacar la aparición estelar en los primeros diez minutos de Max Von Sydow que como siempre está regio y en plena forma.

Mención aparte es el papel de Adam Driver, el nuevo Darth Vader llamado Kylo Ren, teniendo un par de escenas emocionalmente intensas y haciendo que sintamos la complejidad del personaje.

kylo-ren-stormtroopers-1280ajpg-4487d1_1280w
El villano de la película Kylo Ren acompañado por soldados de asalto.

Por otro lado, la dirección de Abrams es madura, respetuosa, dejando su impronta sobre este mastodóntico proyecto. Cabe decir que para esta película y fruto de este cariño respetuoso Abrams renuncia a una de sus principales señas de identidad: los famosos flares o destellos que tanto exhibió sobre todo en las dos entregas de Star Trek. Pero renuncia a ellos de una forma intencional y sin perder ni un ápice de esa maravillosa forma de dirigir las cámaras del que está llamado a suceder a su mentor Spielberg en el puesto de mejor director de cine.

Como mención importante, Abrams es consciente de que tiene que impresionar a un público que ya ha visto otras seis películas y que visualmente ha llegado a acostumbrarse. Para hacerlo ha usado un método muy inteligente: habiendo aprendido de sus errores en Star Trek: En la oscuridad (2013) hace un uso de la fotografía en 3D como un elemento artístico y de composición haciendo muy recomendable ver la película en una sala 3D por la manera en la que nos ambienta en la escena con planos en los que se nota que el director quería jugar con nosotros y nuestra percepción.

Otro de los aspectos que esperábamos con impaciencia era escuchar el trabajo de John Williams en la partitura. A sus 83 años es consciente de que ha pasado el mejor momento creativo de su carrera pero la partitura es de una calidad intachable. No es el Williams de las otras películas de la saga o de melodías tan maravillosas como E.T. El extraterrestre (1982) o Superman (1978) pero la piezas musicales  acompañan a la perfección a la película dotándola de una intensidad abrumadora en los momentos necesarios.

En conclusión, estamos ante una fantástica película de aventuras que se acerca en términos de calidad a la trilogía original de Star Wars aunque en ningún momento llegue a igualarlas. Un fantástico entretenimiento para compartir con los hijos o disfrutar en solitario ya que no peca de referencias infantiles que anclen la historia al público más joven.

Check Also

Cine. Estrenos fin de semana. MATAR A DIOS

Cine. Estrenos fin de semana. MATAR A DIOS

Impactos: 26Cine. Estrenos fin de semana. 21/9/18 MATAR A DIOS Fotogramas Trailer Una familia se …