fbpx
Home / CINE / Steve Jobs – La complejidad de un genio

Steve Jobs – La complejidad de un genio

Impactos: 28

Redactado por Raimundo Ruiz Toca.

Pocos comentarios se pueden decir ya acerca de Steve Jobs que no se hayan hecho ya: intransigente, esclavista, genio, artista… Todos ellos ciertos y falsos con matices tan complicados como el propio personaje: Jobs presentaba claros y oscuros a partes iguales y, si bien son famosas las crueldades que ejercía con sus allegados, hemos de reconocer que ha sido una de las figuras más importantes del siglo XX llevando a nuestro mundo un poco más allá en el aspecto tecnológico..

En esta personalidad tan contradictoria se fundamenta Steve Jobs (2015) la película que nos presenta Universal Pictures, dirigida por Danny Boyle, producida por Scott Rudin, escrita por Aaron Sorkin y protagonizada por Michael Fassbender.

Antes de renunciar al proyecto, Sony Pictures intentó repetir la jugada de La Red Social (2010) reuniendo de nuevo a Sorkin, Fincher y Rudin pero pronto se torció debido a las expectativas del director estadounidense. David Fincher demandaba 10 millones de dólares por adelantado y el control absoluto de la promoción. El proyecto contaba de inicio con Christian Bale en el papel protagonista, pero tanto él como Leonardo DiCaprio terminarán declinando el proyecto por culpa de las presiones de Laurenne Powell Jobs. Ésta colaboró activamente en la biografía de Walter Isaacson que sirve de base a Sorkin pero intentó frenar la película a toda costa por cosiderar que se centraba demasiado en los aspectos negativos de la figura del genio de San Francisco.

Con este bagaje y con un retraso de un mes en el estreno en España se presenta en pantalla Steve Jobs (2015) La película no ha cosechado buenos resultados en la taquilla inicial pero se ha granjeado el éxito de la crítica e incluso ha sido nominada a tres Globos de Oro (mejor guión, mejor actor protagonista dramático y mejor actriz secundaria dramática)

SteveJobs02
Danny Boyle y Aaron Sorkin en uno de los escenarios del rodaje.

Sin duda, uno de los mayores atractivos de esta propuesta es su guión. Su estructura se divide en la presentación de tres de los productos que más energía exigió del genio de San Francisco. Sorkin parte de una concepción parecida a la que nos propone Alejandro González Iñárritu en Birdman (2014) y nos presenta la problemática del personaje entre las bambalinas de estas presentaciones y todo ello aderezado con los fantásticos diálogos a los que Aaron Sorkin nos tiene acostumbrados. De hecho la clave de la película no está en los productos en sí sino en lo que Danny Boyle ha repetido infinidad de veces: no se ha pretendido juzgar al personaje ni hacer un biopic al uso sino nutrirse de la sinergia que impulsaba al protagonista. Así, Jobs se posiciona en medio de un quinteto de personajes secundarios con los que planteará una gran tensión dramática. Sorkin evita el planteamiento simplista del anterior biopic Jobs (2013) de presentar cronológicamente a un personaje reduciendo su complejidad a elevar el tono de voz cuando no hacen lo que quiere. Sin embargo, en esta ocasión se nos presenta un personaje con muchas más aristas, dotando de más credibilidad a la historia y a la tensión narrativa que la sustenta.

Con respecto a la dirección, siempre nos quedará la eterna duda de qué hubiera hecho David Fincher con este magnífico guión pero el trabajo de Danny Boyle es bastante acertado. La clave de este acierto es haber comprendido que esta vez tocaba hacer “menos de Boyle” en aras de facilitar cierta escenificación teatral donde los actores desarrollen su papel con cierta comodidad. Por poner un ejemplo, es la primera vez que el director de Manchester renuncia a su seña de identidad: hasta hoy siempre había incluido un videoclip en cada una de las películas que conforman su filmografía. Pero esta vez comprende que no viene al caso. Otro de los aspectos técnicos más resañables de la película es la fotografía de Alwin H. Küchler. El alemán abusa del ruido o grano de película en las partes iniciales de la historia, eliminándolo gradualmente conforme la narración evoluciona cronológicamente.

image
Reparto principal en una sesión de fotos de Hollywood Reporter.

La otra gran delicatessen de la película son sus actuaciones: la tensión dramática de la que hablábamos antes no se hubiera conseguido sólo con un gran guión, sino que éste tiene que estar ineludiblemente sustentado por las actuaciones de sus actores. Para ello se ha conseguido un reparto muy efectivo con figuras muy contundentes como Fassbender, Kate Winslet o Jeff Daniels acompañadas de otras que si bien suponían un riesgo (es el primer papel dramático de Seth Rogen) se han mostrado considerablemente efectivas. Como no podía ser de otra forma, Michael Fassbender se convierte en la piedra angular sobre la que se articulan todas las relaciones; poniedo especial énfasis en la dupla principal Fassbender – Winslett (Steve Jobs – Joanna Hoffman)

En conclusión, Steve Jobs (2015) es una muy recomendable interpretación del personaje al que no pretende juzgar pero sí nutrirse de toda su fuerza tanto en los aspectos positivos como de los negativos y gracias a ello hace que el espectador disfrute de dos horas muy intensas. Es todo lo que debió ser el anterior biopic protagonizado por Aston Kutcher, de una menor calidad y con un planteamiento más cercano al telefilm.

Check Also

Cine. Estrenos fin de semana. MATAR A DIOS

Cine. Estrenos fin de semana. MATAR A DIOS

Impactos: 60Cine. Estrenos fin de semana. 21/9/18 MATAR A DIOS Fotogramas Trailer Una familia se …